La Gaceta de Masía Aitona

Atzeneta en el camino del Cid Campeador

 

A diez minutos en coche, desde Masía Aitona, cruzando un pequeño puerto de montaña, nos encontramos con una localidad que por su nombre yo hubiese ubicado en Euskadi, con esa “tz” tan característica de las tierras norteñas. Pero no, Atzeneta o Atzaneta se ubica en el interior de la provincia de Castellón, en la comarca de l´Alcalatén y su nombre procede, nada más y nada menos, que de una tribu bereber llamada “Zanata” del siglo VIII.

 

Desde sus comienzos, Atzeneta estuvo vinculada a Culla y corrió su misma suerte histórica, incorporándose al reino de Aragón en 1233. En 1245 se creó la Setena de Culla, donde Atzeneta estuvo integrada hasta 1890. En 1272 obtuvo de Guillem d´Anglesola su carta puebla a cuyo reclamo acudieron 80 primeros pobladores. En 1303 la familia Anglesola vendió Culla y las aldeas dependientes al Temple. Tras la desaparición de esta Orden, en 1316 pasó a formar parte de los territorios de la Orden de Montesa dentro de la Setena de Culla. Fue entonces, en el siglo XIV, cuando Atzeneta adquirió el título de villa.

 

De hecho, en algunos tramos de su núcleo urbano, podemos visitar varios edificios medievales y renacentistas propios de una Villa con historia. Entre los monumentos religiosos destacan: la Ermita de San Juan de Castillo del año 1516, la Ermita de Loreto del año 1602, las Ermitas de San Gregorio y de San Roque y por último, la Iglesia Parroquial de estilo Renacentista con un preciado retablo barroco del año 1744.

“Atzeneta se ubica en el interior de la provincia de Castellón, en la comarca de l´Alcalatén y su nombre procede, nada más y nada menos, que de una tribu bereber llamada “Zanata” del siglo VIII.”

Edificios religiosos pero también civiles como la Torre de la presó una torre de planta cuadrada, con ventanas y gruesas rejas de hierro. La torre fue utilizada como prisión de la villa desde el 1853 hasta los años 60 del s.XX., no hace tanto tiempo; las murallas medievales que llegaron a rodear la villa desde el siglo XIII hasta finales del siglo XVI, el Castillo del que sólo quedan restos de la muralla y un torreón de origen árabe, y el edificio del Ayuntamiento, un bello ejemplo de construcción renacentista que antiguamente sirvió de hospital y como Palacio del Comendador de la Setena de Culla durante el s.XVI. Presenta un bello patio interior y un ventanal de estilo gótico.

En la ruta del Cid


El Camino del Cid es un itinerario turístico cultural que atraviesa España de noroeste a sudeste y sigue las huellas literarias e históricas de Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador, el famoso caballero medieval del siglo XI. Atzaneta forma parte de una ruta denominada el “Anillo del Maestrazgo” ya que el Cid histórico estuvo muy vinculado a la zona de Morella, en su defensa de los intereses de la taifa de Zaragoza. No se sabe en qué localidades estuvo exactamente pero posiblemente sí que pasó por Culla ya que era un enclave importante para el incipiente Reino de Aragón. Lo que sí es seguro es que el epicentro de esta ruta está en Onda, cuyo castillo conquistó el Cid, según el Cantar, después de ganar al conde de Barcelona y al rey de Lérida en la gran batalla de Tévar a unos 130 kms al norte.


Esta interesante ruta del Cid es una manera de descubrir una parte importante del país en su cara Este, guiándonos con una obra maestra de la literatura: “El Cantar del mío Cid”. También recorre algunos lugares que no aparecen en el Cantar pero que están vinculados a la figura histórica del Cid.  Debido a su longitud (unos 1.400 kilómetros de senderos y 2.000 kilómetros de carreteras), el camino está dividido en rutas tematizadas de entre 50 y 300 km aproximadamente unidas entre sí. https://www.caminodelcid.org


Todo un personaje Don Rodrigo Díaz de Vivar, un mito legendario con una vida dedicada a la guerra en defensa de los intereses de unos nobles que dejaban en manos de “batalladores” como él, las conquistas y reconquistas de tierras, reinos y taifas. Una vida marcada por dos destierros a los que tuvo que hacer frente. Mercenario de reyes cristianos y musulmanes, su lealtad al rey Cristiano no tenía precio, pero cuando vendió su coraje al mejor postor musulmán, tampoco le tembló el pulso, luchó a fin de cuentas por sus intereses. No vivió más de 55 años, pero su vida épica le valió el cantar de gesta más importante de la literatura española, “El cantar del mío Cid”. Lo dicho, todo un personaje: https://www.caminodelcid.org/cid-historia-leyenda/cid-historico/


El Castell


Fuera del pueblo, en una zona llamada Les Foies, se encuentra el Castellar, el castillo, en la ermita de San Juan (siglo XIV). Lo que queda de este castillo es una torre fortificada con orígenes posiblemente en el sigo XI. El castillo se encuentra documentalmente datado en 1273. La torre actual, visible para los viajeros, es de estilo gótico, de planta cuadrada y arcos de medio punto. Su finalidad era vigilar la entrada a las tierras de Culla por la margen derecha del río Monleón.


Es una visita muy recomendable antes de dejar Atzeneta, se encuentra en un paraje con merenderos e incluso una zona de barbacoa. Las vistas desde el castillo son impresionantes. Así que no dejéis de visitar este lugar, merece la pena, puede que hasta os sintáis un poco “campeadores”.

La Gaceta de Masía Aitona en las Redes Sociales